Página principal
Textos de Jari Iivanainen







Echa mano de la vida eterna
(1 Ti 6:12)
















Jesús es el camino, y la verdad, y la vida (Jn 14:6)






 

LOS PRIMEROS CAPÍTULOS DE LA BIBLIA

 

 

 

El objetivo de este escrito es examinar la historia antigua de la humanidad a la luz de la Biblia. Se dicen muchas cosas sobre la creación, la posición especial del hombre, la caída, el diluvio y la confusión de idiomas, que son acontecimientos cruciales en el desarrollo inicial de la humanidad. Existe información sobre la humanidad primitiva en otras fuentes también.

   Para muchas personas, los eventos previos son problemáticos. Piensan que no pueden ser verdad, y por eso rechazan cualquier conversación sobre Dios y temas espirituales. No aceptan estos acontecimientos porque creen en la teoría de la evolución de Darwin que sostiene que nuestro desarrollo se dio a lo largo de millones de años.

   Vamos a examinar esta área a continuación. Podemos afirmar ahora que muchas piezas de evidencias encajan mejor en la descripción de la creación que hace la Biblia de lo que la gente comúnmente cree. Es por eso que es muy razonable confiar en los datos de la Biblia sobre estos temas. Existe suficiente evidencia como para sacar las conclusiones correctas sobre el origen del mundo y la humanidad.

  

1. Creación

2. De acuerdo a su especie

3. La posición especial del hombre

4. La caída

5. El diluvio

6. La capacidad de hablar, la confusión del idioma y la torre de Babel

 

1. CREACIÓN

 

- (Gn 1:1) En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 

 

- (Ro 1:19-22) Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.

20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,

 

- (Hch 17:22-27) Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos;

23 porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.

 24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas,

25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

26 Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación;

27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.

 

Cuando comenzamos desde Génesis, podemos ver que Dios creó todas las cosas: los cielos y la tierra y los animales y plantas. Nosotros y el universo visible no nos desarrollamos de solo, sino fuimos creados por la mano de Dios. De otra manera, esto no existiría, de acuerdo con la Biblia.

   ¿Qué tipo de evidencia podemos encontrar respaldando la creación? ¿Cómo es y cuán convincente es, o es la creación solo una teoría más? Esto es lo que analizaremos a continuación:

 

Existe algo. En primer lugar el hecho de que algo exista indica una creación. Si no creemos en la creación descrita en Génesis, entonces nada debería existir: ni el mundo, ni los mosquitos, pájaros, mariposas, lombrices, peces, árboles, flores, zanahorias, manzanas, frutillas, naranjas ni cualquier otra cosa. Nada podría existir si la creación nunca se hubiese producido.

   Sin embargo, existe algo. Todas las cosas realmente existen. Es una verdad tan asombrosa, pero no le damos atención. Esta clase de simples hechos ante nosotros debería despertarnos del sueño:

 

Lo primero que cada uno de nosotros comprende antes incluso de que comience a pensar, es que algo existe. En otras palabras, la visión que tenemos de la vida da por sentado que algo existe, en lugar de pensar que no existe nada. Esta presunción en su originalidad es tan elemental que muchos de nosotros ni siquiera somos conscientes de ella. La consideramos demasiado auto evidente como para mencionarla siquiera. Por supuesto, ¡existe algo! Por cierto, existe. ¡Y ese es precisamente el punto! Si no nos damos cuenta de ello, no llegaremos a ningún lado. Sin embargo, este punto puede ser extremadamente importante, tal como muchos simple “hechos” que están directamente bajo nuestras narices. (1)

 

Nada puede crearse a sí mismo. Si algo existe, es bueno que notemos seguidamente que el actual universo y la vida debieron tener un comienzo. No pudieron crearse a sí mismos. Debe haber habido un momento cuando el sol comenzó a brillar sobre la tierra y empezó la vida, porque no existieron siempre. De otra manera, por ejemplo, la energía del sol se habría acabado hace mucho tiempo atrás; la temperatura de la tierra sería de menos -273 grados Celsius, la cual es imposible para la vida. La única posibilidad es que el sol, la vida y el universo tuvieron su momento inicial alguna vez en el pasado –esto claramente señala la creación

 

"Si alguien quiere concluir de la existencia del cosmos que éste debe tener algún comienzo, su razonamiento no está de ninguna manera en conflicto con nuestra información científica. Ningún científico tiene algún tipo de evidencia por la cual esta conclusión podría ser rebatida. Esto es cierto también porque el comienzo debería buscarse desde fuera de nuestro mundo tridimensional.” (Werner Heisenburg, el pionero de la mecánica cuántica y ganador del premio Nobel de física, 1901–1976) (2) 

 

Por supuesto, es cierto que algunos científicos no creen que el universo, la tierra y la vida en el planeta tuvieron su origen durante la creación como se describe en Génesis. Ellos ciertamente admiten sin excepciones que el universo tuvo un origen, pero piensan que surgió por sí mismo, sin la influencia externa de Dios. Creen que fueron las causas naturales y la selección lo que produjo la existencia del universo y la vida. En este enfoque materialista no hay lugar para Dios.

   Pero, ¿qué conclusión podemos sacar de estos hechos? Si nacer a partir de los elementos de uno es tan simple, ¿dónde está la evidencia de la generación espontánea? ¿No es un hecho que cada uno de los científicos que están familiarizados con el tema sabe que el problema del origen de la vida no ha sido explicado en absoluto? Hubo quienes trataron de examinar este asunto en laboratorios, pero han fallado completamente. Sigue habiendo una gran diferencia entre materia viva y materia sin vida, y no se ha producido ningún avance en los estudios en los últimos siglos.

   La conclusión es que es muy razonable creer en la creación tal como se la describe en el comienzo de la Biblia. Tiene mucho más sentido creer en ella que creer que todo se hizo de solo, porque es mucho más lógico que todo lo que existe haya sido hecho por alguien. O en el caso de que la generación espontánea fuese un hecho científico, deberían aportarse evidencias de ella. De lo contrario, no son más que explicaciones y palabras vacías. No se trata de ciencia, sino de fe ciega en algo que no puede ser probado.

   Por supuesto, cierto es que la creación tampoco puede ser probada, porque las condiciones del pasado no pueden recrearse. Pero, por lo menos tiene más sentido creer en la creación. Tiene más sentido porque es la única alternativa a la vida generada espontáneamente; la evidencia de la vida generándose a sí misma no está disponible. Analicemos el siguiente material, que se refiere a las dificultades de la generación espontánea de la vida y a cómo falta de evidencia que la respalde:

 

Paul Davies: Cuando comencé a escribir este libro, estaba convencido de que la ciencia prácticamente había resuelto el misterio de la vida. - He pasado uno o dos años estudiando esta área y ahora pienso que hay un gran bache en nuestro conocimiento. Tenemos, por supuesto, una buena idea del tiempo y del lugar del nacimiento de la vida, pero todavía hay un largo camino para entender la serie de acontecimientos. Este bache en nuestro conocimiento no es una mera ignorancia sobre algunos detalles técnicos sino un notable defecto conceptual. (…) Muchos investigadores se cuidan de decir públicamente que el origen de la vida todavía es un misterio, aunque detrás de las puertas cerradas abiertamente reconocen estar confundidos… (3)

 

Andy Knoll, un profesor en la universidad de Harvard: “Al tratar de reunir un sumario de lo que sabemos sobre la historia profunda de la vida sobre la tierra, el origen de la vida y las fases de su formación que condujo al a biología que puede ser vista alrededor de nosotros, tenemos que admitir que estamos en la oscuridad. No sabemos cómo comenzó la vida en este planeta. No sabemos exactamente cuándo comenzó y bajo qué condiciones.” (4)

 

 

 

2. DE ACUERDO A SU ESPECIE

 

- (Gn 1:25) E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

 

Otro aspecto que debería notarse en Génesis es que Dios hizo diferentes animales y plantas según su especie. En otras palabras, si Dios hizo estas plantas y animales, la teoría de la evolución dada a conocer por Darwin no puede ser cierta. Una y otra de estas alternativas son incorrectas.

   Así pues, ¿qué decir acerca de la evidencia? ¿Se refiere a la teoría de Darwin, de acuerdo a la cual la vida comenzó de una simple célula y evolucionó hacia formas más complejas, o señala la existencia de tipos básicos ya en el comienzo?

   La respuesta es que la evidencia a favor de la teoría de Darwin es difícil de encontrar como prueba de la generación espontánea de vida. Todos los ejemplos usados para respaldar la evolución de las especies – pinzones de Darwin, polillas moteadas, bacteria resistente - muestran cambios solo dentro de sus especies. No se trata del nacimiento de especies completamente nuevas.

   Cabe destacar que el propio Darwin no señaló ningún ejemplo del nacimiento de una especie completamente nueva en sus tesis, “El Origen de las Especies”, a pesar de que la publicación es conocida con ese nombre. No fue capaz de hacer eso, sino que mostró buenos ejemplos de cambios comunes en pájaros, similares a las diferencias de tamaño y forma de los cráneos humanos. Ejemplos de la así llamada evolución siempre están restringidos a esta área.  La Enciclopedia Británica dice sobre este tema:

 

Debe ser recalcado que Darwin nunca sostuvo que fuera capaz de demostrar la evolución o el origen de las especies. Afirmó sí que, si la evolución ha existido, muchos hechos inexplicables pueden ser explicados. Entonces, la evidencia a favor de la evolución es indirecta.

 

Veamos unos pocos pasajes más que sugieren que hay razones para creer que las especies aparecieron en su propia forma, inmediatamente, desde el mismo comienzo, tal como se describe en Génesis. Dado que las formas intermedias no pueden ser halladas del material fósil o en el actual mundo animal, y la observación de los cambios en bacterias y la mosca de la banana a lo largo del siglo pasado no produjeron ningún resultado, no hay otra alternativa que la que indica la Biblia. Es inconcebiblemente difícil para los evolucionistas admitir esto, pero si existe evidencia concreta que compruebe la evolución, como una foto, por ejemplo, debería ser exhibida de modo tal que todos pudiesen verla (formas intermedias de vida y/o evidencia del origen de la vida). Es así de simple.

   La conclusión es que está muy justificado creer que han existido diferentes especies, en sus formas únicas, desde el mismo comienzo, como se describe en Génesis. Plantas y animales fueron hechos según su propia especie, y no evolucionaron gradualmente, como se lo presenta en la teoría de Darwin:

 

El bacteriólogo británico Alan Linton: Los científicos rechazan teorías que han sido comprobadas como falsas. Basándose en esto, Elredge sostiene que la ciencia no ha sido capaz de cancelar la teoría de la evolución en 150 años y es por eso que la teoría de la evolución ha ganado. En otras palabras, la teoría de la evolución está basada en la idea de que la ciencia no ha demostrado que dicha teoría fuese falsa. Él cree que la teoría de la evolución puede ser probada científicamente.

   Pero, ¿existe evidencia experiencia experimental? En la literatura científica no existe evidencia de que una especie haya evolucionado de otra especie. Las bacterias son los ejemplos más simples de vida independiente, y estas sirven muy bien a los efectos de este tipo de estudios. El tiempo de generación es de 20 a 30 minutos. Se puede llegar a formar una colonia en 18 horas. Sin embargo, la historia de 150 años de la bacteriología no ofrece ninguna evidencia de una especie de bacteria que haya mutado en otra, a pesar de que la colonia haya sido expuesta a fuertes genes químicos y físicos mutantes, y de que solamente las bacterias tienen moléculas fuera del DNA de los cromosomas (plasma) que puede trasladarse de una colonia de bacterias a otra. Puesto que no hay evidencia del cambio de las especies en su forma más simple, la vida unicelular, no es sorprendente que no exista evidencia de la evolución de procariotes a eucariotes, ni hablar de cambios de especies entre organismos multicelulares más elevados. (5)

 

El paleontólogo Stephen Jay Gould: La extrema rareza de material fósil de formas intermedias sigue siendo la marca secreta de los paleontólogos. La evolución de los árboles que aparecen en nuestros libros de texto solamente contiene muestras en la copa y en la bifurcación de las ramas. El resto son razonamientos, y más allá de lo razonables que fuesen, no brindan evidencia. No quiero minimizar la competencia potencial del punto de vista de la evolución gradual. Sólo quiero remarcar que nunca “ha sido observado” en rocas. (…)

   (…) La historia de la mayoría de los fósiles incluye dos características, que son incompatibles con el punto de vista de la evolución gradual: (1) Permanencia. La mayoría de las especies no han tenido ningún cambio en ninguna dirección particular en su tiempo de vida sobre la tierra. Aparecen en material fósil tal como eran cuando se extinguieron de aquí. Los cambios morfológicos generalmente son restringidos y sin una dirección cierta. (2) Apariencia abrupta. Las especies no se originaron gradualmente por medio de cambios continuos en antepasados en cada área geográfica. Aparecieron abruptamente y “completamente formados”. (6)

 

Niles Eldredge: Nosotros los paleontólogos hemos dicho que la historia de la vida respalda la versión de la adaptación gradual, aún cuando todos nosotros sabemos todo el tiempo que no es así.

   (…) Casi cada nueva generación produce unos pocos nuevos jóvenes paleontólogos que están entusiasmados en documentar ejemplos de los cambios evolutivos en fósiles. Naturalmente, ellos siempre han estado buscando cambios, que por naturaleza son graduales y van desarrollándose. Usualmente, sus esfuerzos no han sido de provecho –sus fósiles no han revelado el modelo esperado sino que han sido casi inalterados. (…) A los paleontólogos que han buscado cambios evolutivos esta permanencia especial les parece como si no hubiese habido ninguna evolución. Así, análisis que documentan la permanencia conservadora en lugar de la evolución gradual fueron considerados fracasos, y generalmente ni siquiera fueron publicados. La mayoría de los paleontólogos estaba consciente de la permanencia y de la falta de cambios, que llamamos estática. (7)

 

 

 

3. LA POSICIÓN ESPECIAL DEL HOMBRE

 

En tercer lugar, cabe destacar el status especial del hombre en toda la creación. El ser humano no está al mismo nivel que los animales, y no ha descendido de otro animal como el mono, como lo propone Darwin. Tal explicación del origen del hombre realmente no aparece en originales antiguos, en otros textos ni en el saber popular. En lugar de ello, esas fuentes mencionan repetidamente la creación del hombre, la caída, el diluvio, e incluso la confusión de los idiomas tal como se describe en Génesis, de modo que esos relatos están más de acuerdo con la Biblia, aún cuando existen diferencias entre ellos.

   ¿Cómo llegó a ser diferente la posición del ser humano, y en qué se diferencia de otras creaciones? En primer lugar, hemos sido creados a la imagen de Dios. En algún sentido somos parecidos a Dios. Somos personas porque Dios es una persona. Tenemos la capacidad de salirnos de nosotros mismos y de reflexionar conscientemente; nuestra inteligencia es superior a la de los animales; tenemos la capacidad de discernir entre lo que está bien y lo que está mal, y somos creativos – todos atributos que hemos recibido durante la creación. La imagen de Dios todavía puede verse en los seres humanos, a pesar de que – desde el punto de vista moral - ha sido distorsionada en la caída:

 

- (Gn 5:1,2) Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.

2 Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados.

 

La posición diferente del hombre todavía puede verse hoy en día en que él construye, viaja en avión y cohetes, escribe, practica la agricultura, habla y usa tecnología. Si el origen del hombre no hubiese sido diferente al del de los animales, o si hubiésemos recibido nuestro comienzo de una célula inicial o aún de un átomo del tamaño de una cabeza de alfiler en el Big Bang, estas habilidades seguramente no serían posibles. Ninguna otra creatura funciona al mismo nivel, y no podría hacerlo, aún si le diesen millones de años para desarrollarse tal como lo requiere la teoría de la evolución. Eso seguramente no sucedería. Estas observaciones comprueban que el mensaje de la Biblia de que el hombre tiene una posición especial ante Dios y es diferente de los animales.

  El lugar especial del hombre también está implícito en el Génesis porque él le dio nombre a los animales, algo que todavía sigue ocurriendo. Así pues, los animales y el ser humano estuvieron presentes conjuntamente al comienzo de la creación (Marcos 10:6: pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.) y entonces el hombre le puso nombre a todos los animales. Este es el orden correcto de los eventos históricos e ilustran cuánto difiere el hombre de las otras creaturas y animales. Es una diferencia que existía al comienzo, desde la creación:

 

- (Gn 2:19) Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.

 

 

 

4. LA CAÍDA

 

Al seguir leyendo más adelante en Génesis, vemos que el tercer capítulo menciona la caída, la cual muchos racionalistas quieren negar.

No por nada existen en el mundo enfermedades, sufrimientos, muerte y maldad, que son consecuencias de este hecho. El mundo no es ese paraíso que muchos sueñan sino que es muy imperfecto. Es tan imperfecto y malo como lo indica Génesis. El hombre al principio vivía en una milagrosa armonía junto con los animales, pero la situación cambió después de la caída. Entonces el entendimiento del hombre se oscureció, su voluntad se inclinó hacia lo malo y perdió su paz de conciencia. También se arruinó la imagen de Dios en el hombre, y entraron el pecado y la muerte al mundo, como se describe en la carta de Pablo a los romanos: Es imposible negar que el mundo se encuentre en la situación descrita en la Biblia:

 

- (Ro 5:12) Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

 

Vale la pena notar que muchas naciones tienen relatos similares de un pasado idílico que se ha perdido. La descripción del paraíso no es solamente característica del cristianismo y judaísmo, sino que también aparece en otras religiones y culturas. Es un conocimiento común porque aparece en diferentes partes del mundo.

   Historias tradicionales contadas por los Karens, que viven en Burma, también describen la caída. La descripción de ellos de la caída es similar al relato de la Biblia. En una de sus canciones, se dice que en el principio Y´wa, el verdadero Dios, creó el mundo y señaló “el fruto de la prueba”, y menciona que “Mu-kaw-lee traicionó a dos personas.” Es así como la gente comenzó a ponerse enferma y a envejecer, y como la muerte entró al mundo. Esta descripción no difiere mucho del relato en el Génesis:

 

Al principio Y'wa le dio forma al mundo.

Él señaló comida y bebida.

 Él señaló “el fruto de la prueba”.

Él dio mandamientos claros.

Mu-kaw-lee traicionó a dos personas.

Hizo él que comieran del fruto de la prueba.

Ellos desobedecieron, no creyeron a Y'wa...

Después de comer el fruto de la prueba,

ellos enfrentaron enfermedades, envejecimiento, y muerte. (8)

 

De modo que la caída realmente sucedió. Puede ser vista como el momento en que fueron introducidos el mal, los sufrimientos, el egoísmo y la muerte. Más todavía, la caída puede ser vista como la razón por la cual las sociedades necesitan policías y ejércitos. Hay necesidad porque la gente no confía en la bondad del ser humano. No se trata solamente de la educación y de las condiciones naturales, sino del pecado original, que vive en nosotros. Esto es lo que la Biblia enseña en muchas partes. Las consecuencias prácticas de la caída son demasiado importantes como para ser negadas:

 

- “El profesor Joad era un oponente inteligente y con un pensamiento ágil y agudo,” el pastor lo interrumpió. “Yo recuerdo, cuando estuve en Inglaterra, que un vicario predicó sobre el tema: ‘Dios, el diablo y el profesor C. E. Joad’.”

   Todos se largaron a reír.

   Miguel continuó su discurso:

- El profesor Joad era de la opinión que la naturaleza humana no tiene defectos mayores, que no puedan ser mejorados con más civilización, mejores posibilidades y un entorno mejor.

   Entonces vino la guerra. Cuando Joad contempló la ruina y la miseria causada por la destrucción, llegó a la conclusión de que esos eventos y también la historia son un extenso registro de la crueldad del hombre con sus semejantes. Se dio cuenta que los teólogos tienen un punto de vista en común, que los filósofos no enfatizan, o sea, que existe alguna falla en la naturaleza humana, y que esa falla puede ser llamada pecado original. Partiendo desde este punto, Joad progresó del pecado hacia la necesidad de salvación, y de un Salvador hacia Dios, quien envió a ese Salvador para pagar los pecados de la gente. Joad vivió una conversión intelectual al cristianismo, y se hizo miembro de la Iglesia Anglicana. “Civilización más avanzada, mejores condiciones y mejor entorno” dijo finalmente, “no han producido una sociedad mejor ni siquiera hoy en día, como lo indican las crecientes estadísticas criminales en los países desarrollados.” (9)

 

 

 

5. EL DILUVIO

 

Un hecho destacado relatado en el Génesis es el diluvio. La cuestión es que se trata de un hecho histórico y no de una mera historia, como piensan muchos racionalistas. Deberíamos notar también que Jesús habló sobre el diluvio y sobre los días de Noé. Él dio por hecho que esos acontecimientos eran verdaderos e históricos. Si no hubiera sido así, Él habría incurrido en error en sus prédicas:

 

- (Mt 24:37-39) Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

 

¿Qué evidencias hay? ¿Existió el diluvio, y existen elementos que lo comprueben, o solo es una historia?

   La respuesta es que existen cientos de evidencias si tan solo queremos hallarlas. Aparecen tanto en la sabiduría popular tradicional, como en la naturaleza. Pueden destacarse los siguientes puntos:

 

Historias del diluvio han sido halladas en por lo menos 140 a 150 lugares del mundo, lo cual sugiere la naturaleza histórica del diluvio debido al número de sociedades que sabían de éste. Naturalmente, muchas de esas historias han cambiado con el tiempo, pero tienen en común que fue el agua lo que causó la devastación. Muchas de estas historias también mencionan una buena vida al comienzo, la caída del hombre, y la confusión de los idiomas, así que hay razones para creer que esos son acontecimientos históricos y representan parte de la historia primitiva de la humanidad:

 

Si el diluvio universal no fuese real, algunas naciones habrían explicado que sus malvados ancestros fueron destruidos por tremendas erupciones volcánicas, extensas tormentas de nieve, sequías (…). Por eso, la universalidad de la historia del diluvio es una de las mejores pruebas que evidencian su veracidad. Podríamos rechazar cualquiera de estas leyendas individuales y pensar que fue solamente imaginación. Pero juntas, desde una perspectiva global son casi indisputables. (Del libro The Earth).

 

Casi todas las naciones tienen una historia consistente sobre el diluvio. En ese sentido, es muy asombroso cómo naciones del mundo que están en lugares opuestos, son capaces de relatar tan precisamente sobre  un gran diluvio que cubrió todas las montañas, una enorme nave en la que fueron salvas ocho o cuatro personas, e incluso ser consistentes en muchos detalles. Los europeos hallaron en Norte América una tribu nativa que consideraba a la paloma silvestre como un pájaro santo y no la mataban. Cuando le preguntaron la razón de esto, explicaron que esa ave trajo a sus antepasados que estaban en una gran nave una hoja de árbol de sauce. La hoja del árbol de sauce es similar a la del árbol de olivo en cuanto a su forma, tamaño y color. ¿No comprueba esto la antigua historia de Noé y sus hijos? (10)

 

Creaturas marinas y partes de éstas fueron halladas en tierra seca – a menudo a miles de kilómetros del mar - y son una indicación de que el agua había cubierto estas áreas. Se pueden encontrar en los seis continentes y en todas las altas montañas (Himalaya, Andes, Alpes, Rocallosas, Urales, Altai…), y son una clara indicación del diluvio. Las siguientes descripciones de libros escritos por geólogos son una indicación al respecto. Muchos ejemplos similares aparecen en libros parecidos pero los investigadores no han sido capaces o no han querido relacionarlos con el diluvio debido a su punto de vista sobre la vida (tales personas deberían preguntarse a sí mismas qué sería suficiente evidencia para hacerles cambiar su visión sobre el tema; si los restos del mar en todas las altas montañas no es suficiente, ¿qué será suficiente entonces?):

 

Harutaka Sakai de la Universidad Kyushu en Japón ha investigado por muchos años estos fósiles marinos en los montes Himalaya. Con su grupo él ha registrado todo un acuario del período Mesozoico. Delicados lirios del mar, parientes de los actuales erizos y estrellas del mar, fueron hallados en picos a más de tres kilómetros sobre el nivel del mar. Amonitas, belemnitas, corales y plancton de fósiles se encuentran en las rocas de montañas. (…)

A una altitud de dos kilómetros sobre el nivel del mar, los geólogos encontraron marcas hechas por el mar. Había rocas cuya superficie tenía forma de ola, similar a la que forman las olas en la arena en la bajamar. Han sido halladas coladas amarillas de arcilla incluso en el pico del monte Everest, formada por los restos de criaturas marinas subacuáticas. (Maapallo ihmeiden planeetta, p. 55)

 

Hay un motivo para ver de cerca la naturaleza original en el orden de las rocas en las montañas. Se nota mejor en los Alpes, en los Alpes calizos del norte, de la así llamada zona Helvética. La piedra caliza es el principal material rocoso. Si iríamos a escalar las empinadas cuestas de alguna montaña o cima – si tendríamos la energía para subir allí - hallaríamos restos fosilizados de creaturas marinas. A menudo están seriamente dañadas, pero también es posible encontrar partes reconocibles. Todos esos fósiles son cortezas de cal o esqueletos de seres marinos. Entre estos hay amonitas retorcidos con forma de espiral y muchos moluscos. (…) El lector se estará preguntando a estas alturas cómo es que las capas rocosas de las montañas contienen tantos sedimentos, que solamente pueden ser encontrados en estratos en el fondo del mar. (p. 236,237, Pentti Eskola, Muuttuva maa)

 

 

 

6. LA CAPACIDAD DE HABLAR, LA CONFUSIÓN DEL IDIOMA Y LA TORRE DE BABEL

 

Una diferencia entre el hombre y los animales es el lenguaje y la palabra. Los animales no tienen la palabra ni la facultad de hablar pero los humanos sí la tienen. Es algo comprobado que todas las tribus del mundo que han sido examinadas tienen miles de palabras y un complejo sistema de utilización de palabras, o sea,  gramática.  No hay ninguna excepción a esta regla. Incluso los idiomas de pueblos primitivos han sido hallados altamente desarrollados, hasta un nivel más elevado que algunos idiomas de la gente moderna y “civilizada”. Así, hay una razón para creer que el lenguaje y la capacidad de hablar han existido desde el origen del hombre. No es el producto de una evolución, como lo sugiere la teoría de Darwin.

   Algunos investigadores evolucionistas han arribado a la misma conclusión – que la capacidad de hablar del hombre ha existido desde el mismo comienzo. Basan su opinión en el cráneo 1470. Dentro de este cráneo hay evidencia del área llamado Broca, la parte del cerebro que está asociada con la capacidad humana de hablar. Se supone que el cráneo perteneció a uno de los antiguos antecesores del hombre:

 

Dos expertos líderes de la evolución humana en los Estados Unidos – Dean Falk (Universidad Estatal de Nueva York, Albany) y Ralph Holloway (Universidad de Columbia) – generalmente tienen opiniones diferentes sobre temas, pero incluso ellos coinciden en que se puede ver el área de Broca en el cráneo hallado en el Este de Turkana, que es conocido bajo el número 1470. Philip Tobías (…) un reconocido experto sudafricano del cerebro, tiene la misma opinión. Así, si el cerebro necesario para poder hablar es algo esencial, obviamente el hombre lo ha tenido desde el mismo comienzo. (11)

 

la confusión de los idiomas y la torre de Babel

 

- (Gen 11:1,4, 6-9) Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras.

4 Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra.

6  Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer.

7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.

8 Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.

9 Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.

 

Se nos informa en el capítulo once de Génesis sobre la capacidad del ser humano para hablar, la confusión del único idioma humano, y sobre la torre de Babel. Muchos científicos consideran ficticios estos eventos, pero en realidad hay buenas razones para creer en su autenticidad histórica.

   Una buena razón es que existen innumerables idiomas en el mundo, como cabe esperar en base al relato de Génesis. No existe un solo idioma, o unos cuantos, sino miles, lo cual coincide con el relato bíblico. Es posible que no todos los idiomas modernos provengan de la confusión de un idioma original. Algunos idiomas pueden tener una raíz común. Cuando las personas se apartaron las unas de las otras su idioma pudo llegar a ser tan diferente, que en la actualidad son considerados como distintos idiomas. Hay idiomas “emparentados” con otros. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que muchos idiomas son muy diferentes entre sí; tienen muy poco de común entre sí.

   Pablo describe la existencia de diversos idiomas al hablar sobre los dones hace casi 2,000 años atrás

 

- (1 Co 14:10,11) Tantas clases de idiomas hay, seguramente, en el mundo, y ninguno de ellos carece de significado.

11 Pero si yo ignoro el valor de las palabras, seré como extranjero para el que habla, y el que habla será como extranjero para mí.

 

Seguidamente veremos referencias históricas a la confusión de los idiomas y la torre de Babel. Son mencionadas, entre otras, en las siguientes fuentes:

 

- En la historia de México (Mexican antiguity, 9 Part, pág. 321), ha sido preservada una historia en la que podemos encontrar muchas semejanzas a los textos de la Biblia. Describe el diluvio, el aumento de la población después de eso, la construcción de la torre, y también la confusión de los idiomas. Una importante semejanza es que dice que las montañas estaban cubiertas con agua a una profundidad de 15 codos, tal como dice en Génesis (Gen 7:20):

 

Tremendas lluvias y relámpagos del cielo destruyeron a la gente y a todo el país sin excepción, y también las más altas montañas fueron cubiertas con agua, a una altura de quince codos. Después del diluvio, la gente sobre la tierra se multiplicó y construyeron una torre para protección, en caso de que el mundo fuese destruido. Poco después de esto, su lengua fue confundida, y no podían entenderse unos a otros, y fueron diseminados alrededor de la tierra. (12)

 

- Una referencia más a la confusión de los lenguajes se halla en una historia encontrada en Babel sobre la destrucción de la torre y la confusión de los idiomas, de la misma manera que lo relata la Biblia. La única diferencia es que la historia tiene referencias politeístas.

   Lo que resulta interesante en ambos casos, en esta y la historia anterior (que también aparece en la Biblia), es la dispersión de la gente a los diferentes puntos del globo porque ya no podían entenderse unos a otros. Cabe destacar que la misma tendencia y el aumento de la población han perdurado hasta nuestros días, de modo que áreas como Norte y Sud América y Australia han sido pobladas mayormente durante los últimos 200 a 300 años. Antes de eso estaban escasamente pobladas. Esto indica que el hombre no ha estado hace mucho tiempo sobre la tierra. Si los seres humanos habrían estado sobre la tierra desde hace cientos o miles de millones de años atrás, el planeta hubiera estado sobre poblado desde hace mucho tiempo, lo que no sucedió.

 

La construcción de este templo insultó a los dioses. Una noche ellos echaron por tierra lo que había sido edificado. Esparcieron a la gente hacia diferentes países e hicieron que su lenguaje fuera extraño. Detuvieron todo intento de avance de la obra. (13)

 

- Los sumerios han sido considerados como la primera nación civilizada en el área del Medio Oriente. Ellos también han preservado información sobre los primeros estadios de la humanidad, como puede verse en el siguiente poema. Describe el tiempo antes de la confusión de los idiomas, cuando todas las personas adoraban a un dios supremo llamado Enlil en un solo idioma. También esto encaja con la versión bíblica, que al comienzo ”tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras”. (Gn 11:1):

 

Hubo una vez cuando no había serpientes,

ni había escorpiones,

ni hienas, ni leones,

no había miedo, ni espanto,

y el hombre no tenía ninguna competencia.

Hubo una vez un tiempo cuando los pueblos de Subur y Hamaz

(más tarde políglotas sumerios), la gran tierra de leyes reales divinas,

Uri, que tenía todo lo imaginable,

la tierra de Martu, que reposaba segura,

todo el mundo, toda la gente junta

adoraba al supremo Enlil en un idioma. (14)

 

- Una referencia especial a la antigua torre de Babel puede hallarse en los escritos de Nabopolasar, quien fuera el fundador del nuevo reino Babilónico (626–605 B.C.) y el padre del famoso Nabucodonosor. En su mención a la torre de Babel y a su construcción, él dijo:

 

En ese entonces Marduck me mandó construir la torre de Babel, que fuera destruida en la antigüedad; a poner un firme fundamento para que la torre llegue al cielo.

 

Su hijo Nabucodonosor continuó el mismo tópico y habló sobre la torre compitiendo con el cielo:

 

Yo todavía construyo la torre para Etemenank de modo tal que pueda competir con el cielo.

 

 

REFERENCIAS:

 

1. James W. Sire: Missä maailmassa? (The Universe Next Door. A Basic World View Catalog), pág. 14

2. Citado en: Hans Kung: Does God exist.

3. Paul Davies: Viides ihme, 1999, pág. 14,15

4. Andy Knoll (2004) PBS Nova interview, 3. may 2004,  cit. Antony Flew & Roy Varghese (2007) There is A God: How the World’s Most Notorious Atheist Changed His Mind. New York: HarperOne

5. Alan Linton: ”Scant Search for the Maker”, Times Higher Education Supplement, 20 de abril de 2001

6. Stephen Jay Gould: The Panda’s Thumb, (1988), págs. 182,183. New York: W.W. Norton & Co.

7. Niles Eldredge (1985): “Evolutionary Tempos and Modes: A Paleontological Perspective” in book Godrey (edit.) What Darwin Began: Modern Darwinian and non-Darwinian Perspectives on Evolution

8. Don Richardson: Iankaikkisuus heidän sydämissään (Eternity in their Hearts), pág. 96.

9. J. Edwin Orr: 100 kysymystä Jumalasta (100 Questions about God), págs. 59 - 60

10. Fr. Bettex: Raamatun ensimmäinen lehti, pág. 5

11. ”AnthroQuest”, The Leakey Foundation News number 43 (spring) 1991): 13

12. Cit. from: "Oliko vedenpaisumus ja Nooan arkki mahdollinen?", Toivo Seljavaara, pág. 6,7.

13. Joseph P. Free: Archaeology and Bible history, 12. p. 1973 – Cit. from: "Voiko Raamattuun luottaa", Uuras Saarnivaara, pág. 187.

14. Armas Salonen: Sumeri ja sen henkinen perintö (Keuruu 1962), págs. 138,139.)

 

 

 




shopify analytics ecommerce