Página principal
Textos de Jari Iivanainen






Echa mano de la vida eterna
(1 Ti 6:12)
















Jesús es el camino, y la verdad, y la vida (Jn 14:6)






 

MEDICINAS ALTERNATIVAS

 

 

 

Cuando necesitamos curarnos de enfermedades fácilmente podemos ser empujados hacia ámbitos que no estaban en los planes de Dios para nosotros. Muchos métodos de la actual medicina alternativa realmente pueden provenir del ocultismo y de las fuerzas del mal. Si se usan, pueden llevar a la gente a lidiar con malos espíritus y acabar espiritualmente atrapados.

   Por supuesto, esto no sucede con toda la medicina alternativa, pero a menudo es razón para dudar de ella, especialmente si no parece haber ninguna explicación científica o razonable del método utilizado. La gente puede haber sido cautivada espiritualmente sin saberlo. Eso se revela luego, cuando esas personas se vuelven a Dios. Pueden sentir como si estarían frente a una pared, y experimentar fuertes luchas espirituales. Eso es común en personas atrapadas en el ocultismo, cuando quieren librarse de eso.

   Analizaremos este tema difícil y controvertido a continuación. Veremos, por ejemplo, los mecanismos que intervienen en algunos métodos y los hallazgos que se han hecho sobre ellos. Si trabajas en esta área, o si te interesa este tema, tendrías que leer los siguientes párrafos.

 

CURACIÓN ESPIRITUAL. En primer lugar, la curación espiritual es uno de los muchos métodos utilizados en la medicina alternativa. Consiste básicamente en que la gente busca contacto con los espíritus de los muertos, muchos de los cuales habían sido médicos. El sanador espiritual es solamente un intermediario, que consulta al espíritu de  su doctor o doctora. A ellos se les atribuyen los verdaderos poderes sanadores. Los curanderos tratan de alcanzar un estado de armonía con esos espíritus, de modo que puedan ser mediadores de los poderes curativos. El curandero también puede, en caso de ser necesario, caer en trance. La profundidad del estado de trance depende del tipo y gravedad de la enfermedad.

   Por ejemplo, el muy conocido curandero brasileño José Pedro Fleitas, quien creía hacer sus curaciones con la ayuda del médico alemán Adolfo Frizin, muerto en 1918, cayó en un trance tan profundo que no recuerda nada de ello luego del suceso. Cosas parecidas se dicen de Harry Edwars, un muy conocido curandero espiritual en uno de sus libros:

 

Trató de caer en trance, lo cual era una condición para entrar en contacto con sus espíritus amigos. Al tocar al paciente, se encontró el lugar y la causa de la enfermedad. Finalmente, fue transferido el poder desde la mano del sanador hacia el paciente, que sintió como un calor. (1)

 

Habría que mencionar también que la curación espiritual se parece mucho al espiritismo ordinario. Tienen tres puntos en común:

 

- En ambos métodos se necesita un médium, para que hable o que cure. En uno de los métodos el mensaje es transmitido por medio de palabras; en la curación espiritual generalmente se transmiten poderes mediante la mano del sanador. (Algo diferente son las curaciones a distancia).

 

- En ambos métodos se utiliza el trance.

 

- Se cree que ambos métodos establecen contacto con espíritus de personas fallecidas. En las sesiones espiritistas usualmente tratan de entrar en contacto con parientes de gente famosa, mientras que en la sanación espiritual se trata de entrar en contacto con un así llamado espíritu médico, de alguien que en vida fue médico (o de un santo, como en el siguiente ejemplo).

   Nicky Cruz, (en su libro Devil on the run) describe un ejemplo de ambas cosas en las páginas 18, 19 y 178. Cuenta que sus padres actuaban en ambas áreas: haciendo de mediadores de mensajes “de los muertos” y curando. Siguieron con su trabajo hasta casi el final de sus vidas, cuando vieron la verdad y se volvieron a Dios:

“Contactar a los muertos era la especialidad de mi madre. Con respecto a los poderes espirituales, se decía que mi madre era muy ‘sensitiva’ y era una puerta para que los espíritus pudieran hablar a los vivos. Mi madre, mi padre, y nuestros clientes que pagaban se sentaban en círculo en nuestro living y esperaban que el espíritu se revele. (…)

   Todos creían que mi madre y mi padre no sólo hablaban con los muertos, sino también sanaban con la ayuda de los fallecidos –especialmente de los santos más importantes de la Biblia.

   (…) Yo creía que la hermosa vegetación cerca de casa estaba llena de seres diabólicos. Cuando mi madre cayó en un trance, ella permitió a esos espíritus malos y mentirosos que hablasen por medio de ella –demonios que tienen la capacidad de fingir que son nuestros seres queridos enviando mensajes de ultratumba.

   (…) Cuando mi madre y mi padre comenzaron a practicar la brujería, no podían imaginar que los espíritus malos les sacarían ventaja. Ellos sinceramente creían que estaban ayudando a la gente, con la colaboración de espíritus buenos.

   Al poco tiempo aprendieron la terrible verdad.

   Mi padre estaba tan profundamente oprimido por el poder de los espíritus, que pasó casi ochenta años sin Cristo. La verdad le fue revelada en el momento en que dio un paso hacia el Salvador.” (…)

 

¿Qué dice la Biblia? La curación espiritual tiene una clara relación con el espiritismo común. Ambos utilizan un médium, generalmente hay un trance, y se cree que hay comunicación con los muertos. Las semejanzas son bastante evidentes.

   Sin embargo, si vemos lo que dice la Biblia sobre este tema, notamos que prohíbe tener contacto con los espíritus de los muertos. La Biblia claramente dice que esa no es la voluntad ni el plan de Dios para nuestras vidas. Pero, ¿de dónde viene esa actitud negativa? ¿Por qué el contacto con los espíritus de los muertos es algo tan grave en la Biblia?

   La respuesta es simple. Las advertencias están porque tenemos un alma inmortal y Dios nos ama y quiere que nadie vaya al infierno. Están escritas para prevenir a todos de ser atrapados y de perder su alma inmortal. Dios quiere lo mejor para nosotros y por eso son necesarias estas advertencias. Son útiles a todos los que las aprecian.

 

- (Lv. 19:31) No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.

 

- (Lv.20:6) Y la persona que atendiere a encantadores o adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y la cortaré de entre su pueblo.

 

- (Dt. 18:10-12) No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos, porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa a estas naciones delante de ti.

 

-(Is. 8:19) Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?

 

-(Is.29:4) Entonces serás humillada, hablarás desde la tierra, y tu habla saldrá del polvo; y será tu voz de la tierra como de un fantasma, y tu habla susurrará desde el polvo.

 

-(Hch. 16:16-18) Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.

17 Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces diciendo: Estos hombres son siervos del Dios altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.

18. Y esto hacía por muchos días. Mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre del Señor Jesucristo que salgas de ella. Y salió en esa misma hora.

 

ENERGÍA SANADORA. En el campo de la medicina alternativa frecuentemente se habla de energía sanadora, flujos de energía y estabilización de los chakras. Son pilares de la medicina alternativa y son comunes también en las religiones orientales. Por ejemplo, tratamientos como el reiki, acupuntura, acu presión, shiatsu, terapia de las polaridades, homeopatía, terapia zonal y tratamientos de bioenergía, todos se basan en corrientes de energía.

   Estos métodos se sustentan en la idea de que la fuerza vital, o energía cósmica, que está en todos lados y en nosotros, puede ser canalizada para curar los enfermos. Se dice que hay diferentes canales en nuestro cuerpo, por los cuales circula la energía cósmica. Pero, si hay bloqueos en la corriente o desequilibrio interior, se necesita energía del exterior. Esta energía extra habrá de equilibrar las reservas de energía de la persona, y así será sanada. El balance también puede lograrse mediante masajes, meditación, y yoga que abre los chakras del cuerpo para que la energía pueda fluir libremente.

 

¿Existe energía neutral en este campo?

 

Cuando se trata de energía sanadora, a menudo la gente piensa que podemos ser sanados mediante alguna energía neutral, como bioenergía o la fuerza vital. Se enseña que esa energía está en todas partes en la naturaleza, y si la transferimos para nuestro uso puede llevarnos a la renovación de nuestro cuerpo.

   Sin embargo, hay motivo para dudar de esta teoría. Si analizamos este tema a la luz de los siguientes puntos, veremos que no hay una energía neutral, sino que se trata de los mismos factores que en la curación espiritual.

 

Sólo la energía no puede curar todas las enfermedades. En primer lugar hacemos bien en entender que sólo la energía no cura cientos de diferentes enfermedades. El calor del sol puede ser bueno para algunas enfermedades de la piel, es cierto; pero si, por ejemplo, el genotipo de la célula es incorrecto, no puede ser curado por la corriente de energía –así como no puedes reparar un error de programación en tu computadora aumentando la corriente eléctrica, ni se puede reparar una bombilla eléctrica elevando el flujo de electricidad. Ciertamente, es una falacia creer que con el simple aumento de la energía se puede lograr la curación de muchas enfermedades:

 

Actualmente se conocen alrededor de 5,000 enfermedades hereditarias. La medicina científica trata de corregir una falla en el genotipo mediante el uso de la tecnología. Lamentablemente, la célula no puede ser reparada mediante la corriente de bioenergía, tal como no podemos reparar una computadora conectándole más amperes.

   Si aumentamos una célula humana un millón de veces su tamaño, ante nosotros se nos presenta una ciudad, con un volumen de miles de kilómetros cúbicos conteniendo fábricas bioquímicas.

   (…) “Tan solo podemos comenzar a comprender la sofisticación de sus soluciones tecnológicas, puesto que solamente el 0.5% de su programación ha sido rastreada. Es imposible pensar que, por ejemplo, la actividad de una célula del hígado pueda mejorar por medio de la terapia de los colores o de las piedras preciosas, usando un collar esmeralda, aún cuando la idea en sí es muy fascinante.” (2).  

 

Vida espiritual. La segunda razón para dudar que la energía sanadora sea neutral, es que ese flujo de energía pudo haber sido interrumpido a menudo cuando un cristiano hubo comenzado a orar. Si se trataría de una fuerza neutral de la naturaleza, eso no hubiera ocurrido. Por ejemplo, Kurt Koch (en su libro Between Christ and Satan), en la p. 68 cuenta sobre cierta mujer que oró antes de ver a un famoso sanador llamado Templer. El doctor le dijo a esta mujer: “A ti yo no puedo ayudarte.”

   Puede suceder también que si vamos hacia los lugares equivocados, nuestra fe puede ser bloqueada y puede resultarnos difícil orar y creer. Podemos desanimarnos y pensar que se ha levantado un muro entre Dios y nosotros. Si solamente se trataría de elementos neutrales de la naturaleza, estas cosas no sucederían.

 

Ejemplo 73. Una mujer fue a ver al doctor Trampler en Munich. El doctor tuvo éxito en el tratamiento para su problema de espalda. Durante el tratamiento él le dijo a la paciente que tuviera sus dedos derechos como antenas, para recibir la energía cósmica, según las explicaciones del doctor. Al regresar a su hogar la mujer vio que su problema físico había sido curado, pero había algo oprimiendo su vida espiritual. Ahora le resultaba imposible orar, como a muchos otros, y sintió como que se había levantado una pared infranqueable entre ella y Dios. (3)

 

El trasfondo de los sanadores. Una razón para dudar de la neutralidad de las corrientes de energía son los antecedentes de los sanadores que usan esa energía. Aunque muchos de ellos creen que actúan como intermediarios de energía neutral o incluso que obran con el poder del Espíritu Santo de Dios, su trasfondo generalmente los vincula con el ocultismo y el movimiento de la Nueva Era, incluyendo cosas que son típicas del ocultismo, y especialmente en unciones equivocadas (el efecto de espíritus malos). Esto puede incluir los siguientes temas, que son bastante típicos para muchos sanadores que curan con la energía, especialmente los que han trabajado más tiempo y más arduamente en esta área:

 

-Ha habido experiencias ocultistas en sus familias (adivinos, clarividentes, sanadores espirituales, etc.)

-Meditación y práctica de la pasividad mental.

-Espíritus como guías.

-Visiones del mundo espiritual.

-Frecuentes experiencias fuera del cuerpo

-Reencarnación, karma y otras creencias de la Nueva Era

-Baches en la conciencia y la memoria

-Cansancio extremo luego de la unción

-Aumento de acciones compulsivas

 

¿CUÁN CIENTÍFICA ES LA MEDICINA ALTERNATIVA? Los términos usados en la medicina alternativa, como energía y bio-energía, parecen científicos. Parecen referirse a tratamientos hechos en base a confiables experiencias científicas.

   Sin embargo, este es uno de los problemas con la medicina alternativa. A diferencia de la medicina científica, muchos tratamientos en medicina alternativa no están basados en experiencias evidentes. Es algo que parece faltar. Es típico de estos tratamientos que los mecanismos y el conocimiento no pueden ser comprobados en condiciones de laboratorio o examinando el cuerpo. Por ejemplo, acupuntura, terapia zonal y homeopatía, que son típicas medicinas alternativas, son métodos cuyos mecanismos han sido difíciles de encontrar y comprobar:

 

Acupuntura. En acupuntura (otros métodos similares son la terapia de las polaridades, shiatsu y psicokinesiología, etc.), se cree que en nosotros existen doce meridianos y aproximadamente 700 puntos de acupuntura en el mismo meridiano, pero esto no ha sido probado. A pesar de que tenemos venas y sistemas nerviosos que son fáciles de observar y comprobar, los meridianos y los puntos de acupuntura no han sido hallados, ni siquiera en autopsias y en investigaciones microscópicas que se han realizado. Esos lugares donde deberían hallarse los puntos y meridianos no se diferencian en nada de las otras partes del tejido.

 

Terapia Zonal. En la terapia zonal se sostiene que cuidando de la planta de nuestros pies se puede afectar todo el cuerpo. Eso es así porque se cree que en la suela está representado todo el cuerpo, que a su vez está conectado a otras corrientes de energía de este mundo. Sin embargo, los científicos no han encontrado ninguna conexión anatómica entre la suela de nuestros pies y otras partes del cuerpo. Lo mismo vale para otros métodos similares según los cuales en algunas partes del cuerpo está representado todo el cuerpo en miniatura (por ejemplo, el diagnóstico mediante el iris sería un método por el cual el ojo revelaría la condición de todo el cuerpo).

   Realmente, si presionar las suelas de nuestros pies tendría tan grandes efectos como se sostiene en la terapia zonal, parecería que caminar sobre piedras o semillas de pino sería la mejor manera de tratarse con esta terapia. Afectaría a todo el cuerpo, si tan solo caminaríamos sobre nuestros pies lo suficiente. Sería más natural que la actual terapia zonal.

 

Homeopatía. La homeopatía está basada en la idea de tratar de curar algo con algo que recuerde aquello que está siendo tratado. Por ejemplo, si alguien tiene diarrea, en homeopatía sería tratado con aceite de castor, porque causa diarrea en personas sanas. Sin embargo, el aceite de castor y otros remedios usados en la medicina homeopática siempre deben ser diluidos,  de modo que solamente contengan una millonésima parte o nada del ingrediente activo original. Precisamente, se cree que la medicina es más efectiva cuanto más diluida esté. Además, se requiere agitar la medicina diluida cada vez que se la diluye más, porque es entonces que las invisibles “fuerzas de la vida” son liberadas.

   Sin embargo, cuando examinamos el fundamento científico de la homeopatía, tenemos que decir que no es fácil de hallar. Citamos como ejemplo las siguientes observaciones:

 

-Primero, sostener que algo similar cura algo similar es difícil de probar. ¿Cómo puede, por ejemplo, el aceite de castor curar la diarrea, si normalmente la causa? ¿O como podrían curar una enfermedad los mismos ingredientes que usualmente la causan, si tan solo se los diluye? La medicina homeopática funciona de una manera diferente a lo esperado: va contra la lógica.

 

-El segundo problema es que el poder de la medicina homeopática no puede ser medido en las condiciones de un laboratorio o definidas de alguna forma. Si el efecto de la medicina depende de la eficiencia en la disolución – por ejemplo, el aceite de castor se diluye en una millonésima parte, o menos aún - esa cantidad no puede tener ningún efecto. O bien el poder curativo se basa más en la mera confianza del paciente, o en el placebo, como ha sido probado en la medicina.

 

-Así como en homeopatía se cree que agitar la medicina mientras se la diluye es importante, entonces el agua corriente normal –que ha estado circulando en la naturaleza- realmente tendría que causar los mismos resultados. Los siguientes ejemplos se refieren a eso:

 

Los mecanismos que explican el poder de los tratamientos en medicina alternativa generalmente son extraños. Si la medicación homeopática que ha sido diluida y agitada muchas veces no es más que simple agua, pero se dice que tiene la memoria, el molde, o energía del ingrediente que estaba en él, ¿cómo explicar que el agua de la canilla, que ha sido agitada en muchas curvas y desniveles y ha estado en contacto con innumerables ingredientes, no tenga poderes curativos? ¿Podría ser porque con el agua corriente no hacemos esos rituales preparatorios sobre los que la antroposofía no dice nada? (4)

 

Hierbas. El uso de hierbas es algo que ligeramente se parece a la medicina alternativa. La gente que utiliza hierbas puede estar muy familiarizada con la medicina alternativa y muy dispuesta a usarla.

   Usar hierbas no es algo malo en sí mismo. Desde mucho tiempo atrás es sabido que muchas hierbas tienen propiedades curativas y otros efectos útiles. De ellas podemos obtener esas vitaminas y minerales que no obtenemos de nuestro alimento y ellas pueden fortalecer nuestra salud. Cultivarlas, por ejemplo, en nuestra huerta casera puede traer nuevas alternativas a nuestra comida.

   Algo para cuestionar es que algunos compuestos herbales han sido preparados por ocultistas o por métodos bio-dinámicos. En su preparación pudieron haber sido utilizadas las “fuerzas cósmicas” y “vibraciones” para que fortalezcan la espiritualidad y la salud de los que las ingieren (por ejemplo, las medicinas antroposóficas Weleda y Wala). En ese caso, las hierbas se parecen al tratamiento homeopático, que se suele  preparar de manera casi similar.

   En la práctica esto significa que debemos ser cuidadosos de donde obtenemos nuestras hierbas y medicina. Si sabes que en su preparación han sido utilizados esos métodos, no haces nada malo si evitas utilizarlas.

 

CUANDO HAY CURACIÓN. Es típico que muchos tratamientos de medicina alternativa no pueden ser científicamente comprobados y pueden carecer de fundamentos teóricos. Eso despierta el interés en saber por qué a veces algunas personas son curadas. ¿Por qué motivos son sanadas?

   La respuesta a esto es simple. Si se produce una curación, en principio solo hay dos cosas que pueden causarla: El efecto del placebo o la voluntad del Diablo.

 

El efecto del placebo es una de las posibles causas de la curación. Generalmente está basado en una buena relación médico/paciente, en la que el sanador puede ser la medicina, aún si no se brinda ningún tratamiento médico. Se ha constatado que, si el paciente cree que es una medicina, aún una tableta conteniendo azúcar o calcio –lo que no tiene ningún efecto medicinal-, puede curarlo, especialmente si ha sido dada por un médico de confianza.

   El efecto del placebo puede llegar a ser más potente incluso que el de la medicina normal. Se estima que el 30 – 35 % de las personas física o mentalmente enfermas reacciona positivamente a los placebos. Si el tratamiento incluye métodos que no tienen efectos medicinales en sí mismos, más del 50 % de los pacientes pueden sentirse curados. (Un artículo en Selecciones “Reader’s Digest” de diciembre 2004: “El poder curativo de la mente” sobre el poder de los placebos).

   El efecto de los placebos, pues, no puede ser excluido del área de la medicina alternativa. Parece que el tratamiento que sí funciona está basado en el efecto del placebo y la confianza en la relación médico/paciente.

 

El poder de las tinieblas es la segunda posible causa de las curaciones. Así como las fuerzas de las tinieblas pueden causar enfermedades (por ejemplo, Job 2:7, Lc. 13:16), a veces también pueden quitarlas, mediante la curación espiritual, la transferencia de energía, la acupuntura, etc. si es que el diablo puede sacar alguna ventaja de ello. (Deberíamos notar que en algunos países las agujas usadas en la acupuntura son “bendecidas” por las brujas locales).

   Nuestro cuerpo bien puede ser sanado, pero al mismo tiempo nuestra alma puede ser cautivada por poderes demoníacos. Eso puede manifestarse, por ejemplo, como síntomas mentales, o es posible que la persona curada sea dejada en paz hasta cuando quiera volverse a Dios (porque Satanás considera que ya la tiene definitivamente atrapada). Inmediatamente cuando la persona se vuelve a Dios, él o ella enfrentará duras luchas hasta que sea liberada de esos poderes (aquellos de nosotros que hemos estado envueltos en curaciones que tienen que ver con el ocultismo debemos confesar este pecado, orar para ser librados del poder del diablo, y ordenar a los malos espíritus que se vayan, en el nombre de Jesús. Así seremos liberados). El siguiente ejemplo se refiere a ese tipo de síntomas que son comunes en la gente que está envuelta con el ocultismo y se vuelve a Dios. El ejemplo relata el caso de un hombre que fue llevado a ver a un mago cuando era un joven muchacho, pero luego, cuando era adulto, quiso volverse a Dios.

 

(…) “La palabra de Dios le habló al hombre, y él quiso seguir a Cristo. Luego de tomar su decisión, comenzó a sufrir mucha angustia, depresión y pensamientos suicidas. Durante el aconsejamiento pastoral este afligido hombre me contó que su vida había transcurrido normalmente después de haber sido curado. Pero cuando él comenzó a leer la Biblia y a orar, parecía que todo el infierno se le vino encima. La depresión era tan fuerte que en tres ocasiones intentó suicidarse. Un doctor le salvó la vida. Cuando el doctor vio el veneno que había tomado le dijo: “La dosis que tomaste era suficiente para matar a diez personas.” (…) La lucha duró un par de meses. Cristo ganó al final. El hombre fue completamente liberado de las consecuencias de su tratamiento mágico. Donde el pecado fue grande, la gracia de Dios fue todavía mayor.” (5)

 

El problema con las curaciones espirituales, las energías sanadoras, y otros métodos similares es que nos dejan expuestos a los poderes del mal. Se trata de una versión demoníaca de la imposición de manos, que se parece mucho al modelo bíblico. Mientras el Espíritu de Dios quiere conducir a la gente a la libertad, los poderes de las tinieblas siempre llevan a las personas a la esclavitud, a la ceguera espiritual, y sufrimientos innecesarios. Estas situaciones innecesarias pueden ser evitadas, también en las congregaciones, si no se permite que alguien en quien no se puede confiar trate de curar a otro:

 

En quinto lugar, la gente que desea y espera con ansias ser bautizada con el Espíritu Santo no debería permitir a cualquier persona poner sus manos sobre ellas cuando oran. Los malos espíritus son muy contagiosos, como una enfermedad que se expande como una epidemia. Yo he visto como espíritus impuros han sido transferidos a otras personas cuando alguien que tenía espíritus malos puso sus manos sobre ellas. Cuando un espíritu así es incorporado, esas personas sufren terriblemente hasta que son libradas de él. Si alguien quiere que se le impongan las manos en oración, debería asegurarse que la gente que lo hace esté llena del Espíritu de la Verdad. (6)

 

MAGIA Y HECHIZOS. Un tema conectado con las curaciones es el uso de hechizos. Su uso ha sido usualmente llamado magia blanca, porque la intención es usar solamente las fuerzas del bien, para hacer el bien, mientras que en la magia negra la intención es la contraria.

   En la práctica de la magia blanca se pueden usar frases como: “En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (también pueden usar tres repeticiones del Padrenuestro, tres señales de la cruz y otros símbolos cristianos relacionados con el número tres). Puede ser difícil diferencias esas cosas de la oración verdadera. Pero, la magia se diferencia de la oración porque no se dirige a Dios que está en el cielo, sino que usa Su nombre sólo como un símbolo técnico, lo que puede ser considerado como un abuso del nombre de Dios (Ex 20:7: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano…”) El uso mecánico de las palabras es típico en la magia, como si existieran palabras mágicas; éstas se convierten en divinas, y si no son pronunciadas correctamente, el hechizo no funciona.

   Los patrones técnicos o la correcta pronunciación no tienen importancia en la verdadera oración. Al orar, nos dirigimos a Dios que está en los cielos, y simplemente le contamos nuestras preocupaciones a Él. La carta a los Filipenses tiene un buen ejemplo de una oración normal:

 

- (Fil 4:6) Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

 

¿Qué dice la Biblia? La gente que practica la magia a menudo cree sinceramente que están en contacto solo con fuerzas del bien y que ellas hacen bien. Piensan, igual que los que practican el espiritismo, que están en contacto sólo con espíritus buenos y tratan de protegerse de los espíritus malos.

   Sin embargo, la realidad es que ambos se relacionan con espíritus malos, no buenos. Incluso Anton LaVey, que fue sumo sacerdote de la Iglesia Satánica, ha dicho que la magia blanca trata con los mismos poderes que la magia negra. Él dijo que “la gente que toma parte en los ritos de la magia blanca, permanece dentro de un pentágono para protegerse a sí mismos de las ‘fuerzas malas’ que invocan para que asistan. (…) A los ojos de un adorador de Satanás parece una farsa protegerse a sí mismo de las mismas fuerzas que son llamadas para ayudar.” (7)

   La palabra más autorizada para hablar de este tema es la Palabra de Dios. La Biblia dice que entrar en contacto con los muertos y los espíritus de adivinación, está mal, como también pronunciar hechizos y practicar la brujería. Esto es algo tan serio, que las personas que practican estas cosas no entrarán al reino de Dios. Pero, los que han estado practicando estas cosas pueden recibir el pleno perdón y la purificación de sus pecados. Esto sucede cuando ellos se vuelven a dios, confiesan sus pecados y permiten que Dios los salve.

 

- (Dt. 18:10-12) No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos, porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa a estas naciones delante de ti.

 

- (Lv 19:26) No comeréis cosa alguna con sangre. No seréis agoreros ni adivinos.

 

- (2 R 17:17) E hicieron pasar a sus hijos y a sus hijas por fuego; y se dieron a adivinaciones y agüeros, y se entregaron a hacer lo malo a los ojos de Jehová, provocándole a ira. 

 

- (Is 47:12) Estate ahora en tus encantamientos y en la multitud de tus hechizos, en los cuales te fatigaste desde tu juventud; quizás podrás mejorarte, quizá te fortalecerá.

 

- (Gá 5:19-21) Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 

- (Ap 21:8) Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y los hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

 

- (Ap 22:15-17) Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, y los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y hace mentira. Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana. Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera tome del agua de la vida gratuitamente.

 

 

 

REFERENCIAS:

 

1. Citado de HEILUNG UND BEFREIUNG, Kurt Koch, p. 47

2. Pekka Reinikainen / Marja Rantanen, Parantajat, p. 191,192

3. Kurt Koch, Between Christ and Satan

4. Pekka Reinikainen / Marja Rantanen, Parantajat, p. 193

5. Kurt Koch, DER ABERGLAUBE

6. Yonggi Cho, Pyhä Henki ja sinä, p. 100

7. Feorge Vandeman, Psykisk Roulette, p. 156. Cita de (MED FORT HÅND), Ingerlise Provstgaard, p. 6

 

 

Jari Iivanainen

 

 




shopify analytics ecommerce